Descubre las playas de Barcelona

Mapa de las playas de Barcelona

mapa-playas-barcelona

Playa de Sant Sebastià & Sant Miquel

Junto con la Barceloneta, son las playas más antiguas de Barcelona. Aquí se instalaron los primeros establecimientos de baño, que entonces era una actividad lúdica reservada a las clases acomodadas. Una playa classica de la ciudad.

Playa de la Barceloneta

Situada en un barrio tradicional de pescadores, es una de las playas más famosa de Barcelona.

Playa de Somorrostro

Hasta mediados del siglo xx hubo aquí un barrio de barracas. Aquí nació Carmen Amaya, la bailaora de flamenco más famosa de todos los tiempos. El ayuntamiento ha recuperado el nombre de esta playa en recuerdo de esta barriada humilde.

Playa de Nova Icària

Con el trasfondo del pez metálico diseñado por el arquitecto Frank Gehry, esta playa se creó con la urbanización de la Vila Olímpica, a finales de los años ochenta del siglo pasado, cuando Barcelona apostó decididamente por crear un litoral accesible y abierto a la ciudad.

Playa de Bogatell

Como sus vecinas, esta playa es el resultado de un urbanismo que, con el empujón de la Barcelona Olímpica del 92, quiso postar por la apertura al mar: por la plena integración de las playas con los espacios verdes, los jardines y los barrios vecinos.

Playa de Mar Bella & Nova Mar Bella

El público más joven tiene especial predilección por esta playa, que acoge un espacio dedicado al naturismo. Es un punto de encuentro de un público diverso y cosmopolita, de gente deportiva y de estudiantes de las facultades cercanas.

Playa de Llevant

Hasta hace muy poco, las fábricas y otras instalaciones llegaban casi hasta la línea de costa, situada más de doscientos metros atrás de donde están ahora las playas. Esta playa es la de creación más reciente, accesible desde el año 2006.

Zona de banys del Fòrum

Con el trasfondo escultórico de la placa fotovoltaica del Forum, la piscina de agua salada a mar abierto, con una zona de baño bien delimitada, es otra manera e vivir la experiencia del mar en Barcelona. Menos gente, más tranquilidad, ¡y un espacio rabiosamente fotogénico para Instagram!